Teléfonos móviles: uno de los grandes peligros del siglo XXI

Sólo hay que andar un rato por la calle para ver el grado tan enorme de dependencia que tenemos de nuestros teléfonos móviles. Inmediatamente encontraréis a alguna persona utilizando el móvil en ese momento, ya sea para mirar el correo, mandar un WhatsApp, utilizarlo como GPS, hacer una llamada…

Debido a esta dependencia, lo que la mayoría de nosotros habitualmente no queremos considerar es el impacto para nuestra salud que tienen los teléfonos móviles. Casi todo el mundo sabe que son perjudiciales, pero como te podrían decir muchas personas, “de algo te tienes que morir…” Y estoy totalmente de acuerdo, sólo que personalmente prefiero morir de una vida feliz, larga e intensa y que haya tenido el mayor impacto positivo posible en las personas que me rodean.

Antes de empezar a describir los peligros de los teléfonos móviles, quisiera empezar hablando de cómo era nuestra vida como especie no mucho tiempo atrás…

 

Espectro electromagnético en la actualidad

Fuente y gráfico: goo.gl/X5u5zJ

Cómo podéis ver en este gráfico de Robert O. Becker, cirujano e investigador en electrofisiología y electromedicina, el espectro electromagnético ha pasado de estar prácticamente vacío, a estar lleno en prácticamente la mayoría de las frecuencias. Y considerando que este estudio es de los años 90, ahora habría que sumarle toda la radiación de los teléfonos móviles, redes wifi, bluetooth, …

Para entender el impacto de toda esta energía en nuestro cuerpo, tenéis que entender que, en la mayoría de los casos, energía es igual a información. Información proviene del latín in-formatio, in = hacia dentro y formatio = dar forma o generar algo.

Hay fuentes de energía para el cuerpo que son naturales, como la luz de sol, los alimentos, el agua (no hay ninguna reacción bioquímica que no involucre agua). El cuerpo utiliza la información que proviene de estas fuentes de energía para diversos procesos biológicos.

Por poneros un ejemplo, el doctor John Nash Ott, el padre de la fotobiología, estudio los efectos de los distintos tipos de luz sobre diversos seres vivos como células, plantas y animales. Sus resultados fueron sorprendentes, ya que con pequeñas variaciones en el color o tipo de luz que les llegaba podía cambiar de forma radical su comportamiento, alterar su actividad metabólica y su vida sexual, afectar su salud, disminuir considerablemente su esperanza de vida o incluso acelerar o retrasar el crecimiento de tumores.

En resumen, necesitamos suficiente luz natural para poder estar sanos y la falta de ciertas frecuencias en la luz que recibimos influencia negativamente nuestra salud.

Volviendo al impacto de los móviles en nuestra salud, como podéis imaginar los estudios patrocinados por la industria no han mostrado una relación entre el uso del teléfono móvil y los tumores cerebrales. En cambio, en los estudios independientes realizados, se ha mostrado que la radiación de los móviles cerca del cuerpo supone un serio riesgo de salud y puede incrementar el riesgo de tumores.

 

Impacto de los teléfonos móviles en nuestra salud

Los efectos, de incluso pequeñísimas cantidades de radiación por microondas, son los siguientes:

  • Abren la barrera hematoencefálica, por lo que permiten la entrada de toxinas al cerebro que causan una multitud de enfermedades.
  • Aumentan la temperatura del cerebro.
  • Perturban la actividad cerebral.
  • Invierten la polaridad de la membrana celular.
  • Alteran las ondas cerebrales.
  • Alteran la química cerebral.
  • Dañan el ADN.
  • Mucha más probabilidad de tumores en el cerebro, pero sólo en el lado en el que sujetas el móvil para hablar.

Algunos síntomas del uso de teléfono móvil:

  • Dolores de cabeza.
  • Pérdidas de memoria.
  • Cambios de humor.
  • Fatiga.
  • Perdida de concentración.
  • Falta de coordinación.
  • Dolor en las manos o brazos.
  • Nauseas.
  • Trastornos del sueño.

Hay que destacar que los teléfonos móviles son mucho más dañinos para los niños, ya que, al tener el cráneo más fino, la radiación penetra más profundamente en el cerebro, razón de más para mantener a los niños lo más alejados posibles de los móviles, o usarlos con manos libres en su defecto.

Fijaros si la radiación es potente, que muchos móviles llegan a tener una potencia de salida de más de 1W. Un vatio, es más de 3 veces la máxima fuga permitida por ley para los microondas (otro aparato eléctrico tremendamente nocivo para nuestra salud). Debido a la radiación resultante, la temperatura del cerebro puede llegar a aumentar hasta más de 1 grado al hablar por un teléfono móvil.

Además, la intensidad de la señal es un millón de veces más potente que la que requeriría una neurona para comunicarse con otra. Imaginaros estar hablando un amigo, y que la música estuviera 1 millón de veces más alta… Es un buen ejemplo con el que podéis entender lo que implica para el cuerpo hablar por el móvil.

Como bien explica Robert O. Becker, que ha sido nominado dos veces al premio Nobel:

“Estas ondas de los móviles deforman y dañan el núcleo celular. Esto ha sido probado y ha sido demostrado en experimentos en laboratorio. Los daños que produce la radioactividad son idénticos a los efectos de la radiación electromagnética. Los daños son tan similares, que son muy difíciles de diferenciar”.

 

Medidas para combatir los efectos negativos del uso del móvil

Una vez que hemos visto los efectos negativos, quiero proponer unas cuantas medidas para contrarrestar y reducir al máximo el impacto negativo de los teléfonos móviles en nuestra salud:

  • Una solución bastante fácil es ponerle al móvil una pegatina CHI e-Harmonizer®, que hace que las radiaciones electromagnéticas nocivas se neutralicen, minimizando los riesgos sobre el biosistema humano. Podéis comprarlas en nuestro centro, y tenéis más información en nuestra página web.
  • Intentar llevar el móvil lo más lejos posible del cuerpo: en un bolso, en una mochila…
  • Utilizar manos libres, para minimizar la radiación que llega a nuestro cerebro.
  • Llamar desde teléfonos fijos cuando sea posible.

Aunque el mundo no sea perfecto y no podamos controlarlo todo, puedes marcar la diferencia, minimizando sobre todo, aquello que tenga un impacto grande y negativo sobre nuestra salud. Te ahorrarás muchos problemas y situaciones desagradables en el futuro. Además, cuanto más te cuidas, mejor te sientes, y más tiende a cuidarnos la vida.

¡Por un 2018 más sano!

Deja un comentario

*

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Raúl Horche García.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1&1 IONOS (https://www.ionos.es/terms-gtc/terms-privacy/)).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.zendynamics.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola