Comida ecológica

A nivel de salud, una de las tendencias con mayor crecimiento en la actualidad es la comida ecológica.

¿Pero qué es la comida ecológica?

La carne es ecológica cuando proviene de animales que han tenido una vida digna, con una alimentación sana y en condiciones razonables de libertad.

Según la Organic Soil Association (una de las primeras asociaciones ecológicas del mundo), ecológico u orgánico significa que trabaja a favor de la naturaleza, no contra ella. Significa proteger a los animales, usar muchos menos pesticidas, no utilizar herbicidas, fungicidas o fertilizantes artificiales, y hacer un uso más medioambientalmente sostenible de la tierra y nuestro medio natural.

En definitiva, lo que debería ser la comida si le quitáis todos los aditivos (porquerías) que lleva como conservantes, colorantes, potenciadores del sabor, edulcorantes artificiales, etc.

A lo que tenéis que sumarle las hormonas y antibióticos que les dan a los animales que comemos, más todas las toxinas que contienen estos animales debido a la “comida” que les dan para engordarles (que incluye plásticos, polvo de cemento, serrín, aguas fecales, residuos industriales y restos de animales muertos).

Si esto último es legal en Estados Unidos, que es uno de los países más regulados del mundo, no os quiero ni contar que pasa en otros muchos países menos reglados, de los que importamos regularmente nuestra comida…

Estudios de referencia sobre dieta y salud

En los años 30, el pionero Weston Price recorrió el mundo documentando muy extensamente la relación en culturas indígenas entre su dieta y su salud. Visitó a cada comunidad en varias ocasiones distanciadas en el tiempo para observar si la introducción de dietas más modernas (del hombre blanco) había impactado en alguna medida su salud.

Entre sus hallazgos, Price encontró que todas las dietas primitivas contenían al menos 4 veces más cantidad de minerales y vitaminas solubles en agua que la dieta de Estados Unidos de aquella época, que era inmensamente mejor que la dieta actual. Ahora, las dietas primitivas tendrían entre 8-10 veces más nutrientes que la dieta actual americana.

Además, al igual que otros doctores pioneros que investigaron culturas nativas en la primera mitad del siglo XX, Price determinó que estos pueblos tenían una salud muy robusta y excelentes físicos, hasta que empezaron a introducir la “dieta del hombre blanco”: alimentos procesados y refinados que incluyen azúcar blanco, harinas, leche pasteurizada y aceites vegetales hidrogenados.

Muchos estudios similares concluyen lo mismo: Las comunidades indígenas que se alimentaban únicamente de los alimentos que les proporcionaba la Naturaleza, tenían una salud y unas condiciones físicas muy superiores a las del “hombre blanco”.

En la misma línea, el Dr. Josef Romig aseguró que en 36 años como cirujano trabajando con los esquimales y los indígenas de Alaska, nunca había visto un caso de ninguna enfermedad grave entre la población realmente indígena, aunque pasaba frecuentemente cuando se modernizaban. Encontró que las enfermedades que requieren cirugías serias, como vejiga, riñones, estómago o apendicitis, no ocurrían entre los primitivos, pero sí entre los que habían adquirido costumbres modernas.

Como ejemplo, relata que tenía muchos pacientes que sufrían de tuberculosis, lo que solía ser una enfermedad mortal bajo condiciones de vida moderna. Es por ello que a todos estos pacientes les aconsejaba que volvieran a su estilo de vida primitivo, ya que la tasa de mortalidad se reducía muchísimo, y por tanto, sus posibilidades de seguir con vida.

Sentido común

No estoy diciendo con todo esto que salgamos de las ciudades y volvamos todos al campo. Pero indudablemente cuanto más natural sea nuestra alimentación, más nutrientes tendremos, menos toxinas entrarán en nuestro organismo y mucho mejor será nuestra salud.

Además, el sistema digestivo configura en gran parte nuestras emociones vía neurotransmisores, por lo que si mejoramos nuestra alimentación, estamos directamente mejorando nuestras emociones.

Si te comes un animal estresado, te sentirás igual que él; es un hecho científicamente probado, y es karma a la vez.

-Raúl Horche

El mejor atajo para nuestra salud

En general, los españoles nos gastamos mucho dinero en alcohol y tabaco sin titubeos, pero no nos permitimos comprar comida ecológica porque nos parece cara.

A veces sólo necesitamos sentirnos bien para empezar a tomar decisiones óptimas en otros muchos aspectos de nuestra vida, y a largo plazo tu calidad de vida puede ser muchísimo mejor. El mayor atajo hacía una salud mejor es la comida ecológica. Tiene muchos más nutrientes, muchísimas menos toxinas, y aunque es un poco más cara, como necesitas comer menos, al final sólo te gastas un poco más.

Hay muchas personas que se quejan de que no pueden comer ecológico porque el precio es prohibitivo, pero en su mayoría no tienen ningún reparo en gastarse ese dinero en tabaco o alcohol. Al final es una cuestión de cuáles son tus prioridades y de si quieres invertir en tu salud.

Personalmente os puedo decir que llevo ya 8 años comiendo todo ecológico en casa, y todo lo sano que puedo cuando estoy fuera, y el cambio a todos los niveles en mi vida ha sido enorme. En ese proceso me he quitado alergias, ya no tengo nunca resfriados o gripes, y ya no recuerdo la última vez que me puse enfermo. Físicamente, cada año me encuentro mejor y voy mejorando mis marcas, y mentalmente mi cerebro esta muchísimo más despierto y rápido.

En resumen, por regla general:

  1. No deberíamos comer ninguna comida si un niño de 4 años no puede entender sus ingredientes, ya que la probabilidad de que no sea un producto natural es bastante elevada.
  2. Si algo lo dejas a la intemperie y no se pone malo ni se lo comen los bichos, tú tampoco deberías hacerlo… Si para ellos no es alimento, difícilmente lo será para ti.
  3. Si un 80% del tiempo comes ecológico, tu cuerpo será capaz de compensar el otro 20% del tiempo en el que te des caprichos o no quieras afectar a tu vida social.
  4. Raramente cualquier complemento artificial puede ser mejor que uno natural y ecológico. Tu salud depende de la salud de las bacterias de tu cuerpo, y necesitan una alimentación sana y equilibrada para poder prosperar.

Nosotros creemos en la comida ecológica y somos los primeros en dar ejemplo a nuestros clientes. Es por ello que no vendemos nada en nuestro centro que no sea ecológico.

Deja un comentario

*

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Raúl Horche García.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 1&1 IONOS (https://www.ionos.es/terms-gtc/terms-privacy/)).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://www.zendynamics.es/aviso-legal/.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola